salto de Poveda

Poveda de la Sierra es un pueblecito encantador situado en pleno Parque Natural del Alto Tajo. Un sitio ideal, casi en la frontera con la Serranía de Cuenca y, además, está muy cerquita de uno de los sitios más espectaculares de la comarca: El Salto.

En el puente sobre el Tajo entre Poveda de la Sierra y Taravilla, se inicia una de las rutas más bellas que se pueden realizar por el Parque Natural del Alto Tajo.

Desde el puente, antes de cruzar el río viniendo desde Poveda, sale la pista a la derecha con un desnivel suave (existen carteles que indican Fuente del Berro y sendero local con pintura azul y blanco). También dos carteles que indican Casas del Salto.

El trazado no presenta problema y va siempre envuelto entre pinos, con el Tajo y su magnífico bosque de ribera a la izquierda y el marco montañoso de las paredes de Palancares (1.445 m.), Santa María (1.468 m. ) en la orilla izquierda del río (nuestra derecha) y Muela del Conde (1.451 m.) en la margen derecha.
.


En el kilómetro 1’5, después de pasar una curva en la que el río gira 90 grados en un meandro, se llega al Área Recreativa Fuente del Berro (20’), donde existe un refugio abierto (izquierda) y una zona acondicionada con bancos de piedra, mesas, etc. bajo una agradable chopera.

.

Sin bajar a la zona recreativa, continuamos de frente por el trazado de la pista que continua enmarcada a ambos lados por un denso y joven pinar.
.
En el kilómetro 4 la pista deja a la derecha un desvío en el que arranca en cuesta otra pista con una cancela metálica y continua hasta pasar un puente con barandillas de hierro que salva el pequeño barranquillo que forma el arroyo de la Corredera antes de ceder su pequeño curso de agua al Tajo.

.


A partir de aquí se emprende una ligera subida hasta el kilómetro 5’3, donde nos encontramos, tras superar una construcción ruinosa a nuestra izquierda, con un cartel que indica que estamos cerca del salto (1h. 20’).

La pista sigue de frente hasta un bar y las casas rurales del Salto, construidas tras la rehabilitación de las construcciones de la compañía que gestionaba la antigua central hidroeléctrica, pero nosotros seguimos las indicaciones del cartel y giramos a la izquierda en busca del río. Para ello bajamos doscientos metros por una pista en peor estado con un par de curvas pronunciadas que nos lleva hasta una agradable explanada junto al río.
.


El rumor de las aguas del salto se hace notar entre la paz del lugar. Una vez en la explanada en la que termina la pista, nos dirigimos hacia la explanada de la izquierda.
.
Allí parten dos senderos (tomamos el de la izquierda, que va directo al río) y lo continuamos unos cincuenta metros para acceder al destruido muro de contención y disfrutar de una panorámica de lujo sobre la preciosa cascada del Salto de Poveda, de unos veinte metros de altura y diez de ancho (1h. 30’).
.

Encima del salto (a nuestra izquierda) se encuentra la Laguna de Taravilla, que desagua en parte al río Tajo antes de llegar a la cascada y a la que se llega desde las Casas del Salto.

El regreso se realiza por el mismo camino.
.